La globalización de la moda lolita

En más de una ocasión he hablado sobre cómo el lolita y las lolitas hemos cambiado (la más exhaustiva aquí) y de que es un proceso evolutivo común. La semana pasada sostenía una conversación por facebook sobre éste mismo tema que me ha hecho replanteármelo desde un nuevo punto de vista.

Ésta conversación partía de cómo el ideal estético del lolita ha cambiado, bien, como digo arriba y en el enlace no somos ni el mismo país ni la misma época, somos personas que hemos convivido con el lolita durante, para much@s, décadas y es una situación totalmente comprensible sobre la que, a priori no merece la pena lamentarse (es tan sencillo como alejarse de lo que no nos gusta y mantener lo que sí, por ejemplo); y digo a priori porque ahora me planteo si no será que éstos cambios se han expandido más profundamente de lo que tod@s pensamos, si no habrán tocado la raíz más íntima del lolita y lo están trastocando, o en todo caso si estamos contemplando con los mismos ojos algo que dista de la idea original y que debe ser definido de nuevo.

Como he dicho, la conversación partía de cómo el ideal estético del lolita ha cambiado, hemos pasado del candor rococó aderezado con un punto de romanticismo a, como decía la persona que iniciaba, querer parecer “señoras” o como mínimo representar un lolita mucho más engrandecido o solemne; éste es el primer cambio producido por el lolita occidental: La necesidad de justificarse.
Recuerdo cuando hace…ni me acuerdo de cuantos años, pero llevaba poco en el mundillo y encontré un documental por vimeo o alguna otra plataforma de vídeo alternativa, y me acuerdo casi avergonzada la “bronca” que le metí a las personas que subtitulaban el vídeo (era un reportaje japo) porque salían lolitas diciendo que lo usaban porque era lindo o porque sí y en mi cabeza no cabía aquello, es un ejemplo de la diferencia de mentalidad que influencia el lolita más allá de lo que nos damos cuenta. No es una cuestión de occidente vs oriente es que por ésta necesidad (estúpida) de justificación hemos cambiado tendencias enteras en el lolita. Hemos pasado de lo que comentaba ésta persona a el decololi y el sweet OTT sólo porque “Oye, que no somos góticos” y de ahí pasamos al Classic OTT porque “Es que las lolitas no somos infantiles”.

Como si aquellos que nos miran con malos ojos no fueran a buscar cualquier excusa para criticarnos. Como si se merecieran que les diésemos una justificación de vestir nuestro cuerpo como nos da la gana, como si tuviésemos que darla si quiera.
Día tras día, entrevista tras entrevista, las lolitas nos esforzamos, es casi un requisito indispensable, que demostremos que somos personas como cualquier otra porque claro, nos salimos de la norma pero somos normalesantes que lolitas somos personas fué el leitmotiv de toda una generación lolita que también se ha ido expandiendo hacia el corazón de la subcultura, su significado último. Recuerdo cómo se criticó ésto diciendo que era “sabido más que de sobra”, o en palabras de Candy:

[…]amparado en un fundamento que viene a decir algo así como que “ el Lolita no supone vivir en un mundo edulcorado y que las lolitas son seres reales” y bajo este precepto, una lolita que lleve en esto algo de tiempo es que vamos, sale corriendo, es como si le dices a un motorista que le vas a dar sentido a sus días diciéndole que una moto lo es porque tiene dos ruedas, la cosa ya es que parece un mal chiste, por más que algunos os aplaudan la gracia.[…]


Ésto que todas consideramos tan de lógica una de dos: o no lo entendemos tan bien como deberíamos o se nos olvida a ratos, porque otra de las cosas que ha cambiado íntimamente al lolita ha sido la convivencia forzada, decimos que “somos personas antes que lolitas” pero luego nos creemos que por ser lolitas somos mejores que el resto de personas (y cámbiese la palabra lolita por cualquier otra cosa alternativa o fuera de lo normal) cuando la realidad es que sí, somos personas y como tal aprovechados, oportunistas o quien sólo quiere malmeter también hay aquí. Que se quiera estar en comunidad o conocer nuevas personas es maravilloso, pero que por huevos tengas que estar ahí porque si no pierdes tu derecho a todo con el lolita es un cambio muy drástico en su corazón, que nació casi podríamos decir por egoismo, y ante el cuál todos deberemos posicionarnos.

Ahora, y debido tanto a ésta convivencia forzada como a el concepto de la vida moderna nuestros modelos han cambiado; De ésto debo decir que no son culpables las lolitas occidentales si no el ritmo del capitalismo y ésto es algo mundial. De los tiempos de: “Sí, somos personas no cambiamos por entrar al lolita, pero eso no significa que no seamos soñadoras o con un cierto toque de magia e ilusión, y por tanto vamos a querer saber cocinarnos algo rico y bonito que nos acompañe en un día señalado, o bordar algo especial en una prenda especial, o símplemente reflexionar sobre ésto que nos hace felices” pasamos a los tiempos del quiero más y más y más.

La figura del filósofo ha muerto, ha muerto el historiador, el detective que indaga en los cimientos de la subcultura. Hoy queremos ídolos hechos a nuestra medida: Que suban al menos una foto al día para que no nos olvidemos de ellos, que sean bonitos de ver y que su ropa esté como mínimo bien combinada y sea excepcional (el burando aún importa pero parece que si el conjunto es increíble no prima tanto la procedencia), que sean amigos de todos y tengan siempre una sonrisa guardada. Importa más el carisma que el trabajo y aún así somos tan hipócritas que les exigimos un mínimo de reivindicación social sólo para no sentirnos mal de adorar a una persona superficial. Pero sólo un poco, no queremos parrafadas de lucha todos los días, que al fin y al cabo lo que importa es ser bonito. Es la idea de que el lolita es sólo una moda elevada a decidir por todas las demás personas que lo integramos quién nos va a “representar”.

Hoy tenemos un lolita de eventos, un lolita en el que importa quién hace el mejor evento y quién lleva el mejor conjunto y en el que parece que fuera de ésos lugares no se puede. El lolita es un rechazo social tácito aunque no violento y sin embargo ahora te dice que no puedes ponerte esto fuera de una quedada, o es lo que nos hemos hecho creer a nosotr@s mism@s. Tal como me pasó a mí pienso que nos hemos acomodado a la comunidad, a hacer cosas acompañados de un grupo que nos respalde.

Hoy las comunidades deben redefinir su papel para el futuro Si quieren seguir con el modelo de “clubs” o “asociación” en el que tengan un número de afiliados que comparten sólo éste interés común, y por ello su único propósito sea captar nuevos miembros y dar buenos eventos o por el contrario si quieren manetener el ideal antiguo, y ser grupos de amigos que puedan compartir experiencia, vivencias, consejos y otros: Si somos grupos de amigos cuando alguien no esté a gusto o no se esté a gusto con alguien se seguirá sin ésa persona, pero si nos orientamos al modelo de clubes ésta relación será similar a la de un compañero de trabajo, de quien se prescinde si no realiza sus tareas;ser ambas cosas es insostenible, ya que cuando una relación amistosa se malogra está la obligación de mantener la otra, la profesional, y viceversa.

El lolita es diverso y la diversidad es belleza, pero al igual que en los tiempos de la “guía de la lolita” publicada por la Bible, hoy hay muchos que nos sentimos disconformes con el rumbo que se ha tomado. Como bien se suele decir “ni tanto ni tan calvo”, por favor. Debemos reflexionar, todos hacemos el lolita y es tarea de todos redefinir qué queremos que sea para la siguiente generación; pensar en cómo queremos y hasta que punto dejar que sean las empresas quienes decidan qué es por nosotros, hasta cuando vamos a permitir que la globalización y el capitalismo se lo coman todo para vomitarlo como producto marketizado listo para consumir sin remordimientos.Tenemos que saber quiénes queremos ser, porque si no lo sabemos seguirán manipulándonos como quieran

Gothic Lolita VS Lolita Goth

Antes de conocer el lolita yo me movía por el mundo gótico y en aquellos tiempos, en los que el lolita comenzaba a llegar por éstos lares, recuerdo que las chicas góticas empezamos a sentirnos atraídas hacia una imagen contrapuesta de bizarro y elegante, de sexy e inocencia. Probablemente ésto estuvo influenciado por la llegada del lolita (el japonés) pero el rollo que se llevaba en los mundos góticos tenía más que ver con la lolita de Nabokov en el sentido de la femme fatale, de la chica a la que te sientes atraído irremediablemente.

Gothic lolita VS Lolita goth

Las lolitas automáticamente vemos a la persona de la derecha y gritamos “¡ITA!” pero lo que no tenemos en cuenta es que efectivamente éso NO es lolita si no la visión a la que llegaron de ello desde el mundo gótico. Mientras que el Gothic Lolita le añade la inspiración oscura del romanticismo al lolita (con su modestia, inocencia, blah blah) lo que yo he llamado “Lolita goth” es lo mismo pero a la inversa, es añadirle al gótico ése punto inocente o jugetón.

Tenemos que tener muy presente que el gótico YA tiene la herencia del romanticismo, aunque ésta influencia histórica no sea tan marcada como en el lolita; y que estamos hablando de la época de personajes tan famosos como Emily the Strange que representaban de alguna forma ésa oposición entre lo oscuro/macabro con lo inocente/la niñez.

Mi conclusión es que éso que todas las lolitas llamamos Ita no es otra cosa que la influencia que tuvo la exportación del lolita en el estilismo gótico (El gótico influencia el lolita y luego el Gothic lolita lo influencia de vuelta). Siempre va a ser la visión gótica de la inocencia oscura, nunca va a ser lolita, por lo tanto no es Ita, es simplemente gótico.

(Distinto es la gente que lo usa diciendo que efectivamente es lolita, cuestión comprensible ya que aunque no son iguales se parecen y el gótico está mucho más arraigado que el lolita.)

El individuo como representación del colectivo

Hoy quiero escribir de un tema que me lleva algún tiempo rondando la cabeza, es uno de esos temas que no me gustan pero que por desgracia entiendo que la gran mayoría de la sociedad se comporta así.

Casi todos tendemos a extrapolar nuestra impresión de un individuo al grupo al que éste corresponde: si un médico es desagradable tendemos a pensar que todos los médicos lo son, un ejemplo que se me ocurre así rápidamente. Resumiendo, que nos formamos ideas de todo un colectivo sólo por el comportamiento de una persona.

Primero y principal detesto la idea de “grupo” tal como se tiene en cuenta en éstos criterios porque es colgar una etiqueta a alguien para que encaje dentro de un sistema de valores preconcebido, pero entiendo que esta forma de comportamiento ayuda al colectivo a “evolucionar” y que aunque no me gusta tiene su función.

Habiendo establecido ésta idea general, pasamos a la particular del lolita, que para empezar es algo “raro” en nuestra sociedad (entiéndase por raro la definición de la RAE de que no es algo que se dé mucho en el entorno, no que sea algo malo) y como tal, si ya como parte de un grupo estamos sujetos a éste fenómeno, como miembros de un grupo raro inmediatamente todas las lolitas nos convertimos en ejemplos que todos tomarán como referencia en su futuro trato con otras lolitas, doble presión vaya.

Sé que no soy la primera ni la única a la que le disgusta ésta idea, pero lamentablemente es así, en el momento que salimos a la calle se asociará la idea de lolita con nuestro comportamiento. Hay quien se para y cuando la gente cuando le pregunta sobre su atuendo le habla del lolita y la subcultura pero pienso que no siempre hay que hacer ésto.

A mí, la presión de que mis actos representen inmediatamente a todo el colectivo de lolitas me mata, soy creo de los peores ejemplos de lolita posible; ni me arrepiento de ello ni pienso que las lolitas no deban comportarse de determinadas maneras, somos personas por encima de todo, pero éso lo sabemos nosotras, para el resto podría suponer pensar que todas las lolitas se comportan como yo; por eso nunca hablo del lolita con nadie de la calle. Si me preguntan por qué me visto así simplemente digo porque quiero o me apetece, o de qué voy vestida les digo que de “yo misma”, y a mi parecer no deberíamos soltar tan alegremente a cualquiera eso de “se llama lolita y es una subcultura japonesa”, el desconocido a mi modo de ver debe de presentar un interés real y un poco de respeto y amabilidad, así medianamente se puede dilucidar que es una persona que no tiene por qué necesariamente extrapolar su experiencia contigo con otras lolitas, que no será alguien “prejuicioso” para con otras personas que forman parte del colectivo.

A la misma vez trato de decir también a las personas que somos “alternativas”, y a todas las personas en general, que no sean prejuiciosos a su vez, y que no extrapolen su experiencia con alguien a todo un colectivo.

Moda lolita y psiconautica

Recientemente he estado sumergiéndome un poco en el mundo de la psiconáutica; fue un encuentro bastante casual descubrir éste termino y sus practicas derivadas, pero conforme he ido leyendo sobre el mismo no podía dejar de pensar en su similitud con el Lolita, hasta el punto de llegar a preguntarme ¿Son las Lolitas acaso un tipo de psiconautas?

En primer lugar ¿Qué es la psiconáutica? Se refiere sobre todo a los métodos de aquellos investigadores que utilizan un estado alterado de conciencia inducido para llegar a comprensiones más profundas de si mismo con motivo espiritual o científico.

Sus similitudes
Hay muchas formas de conducir a la mente a éste estado propicio (alucinógenos, meditación, hipnosis, y un largo etcétera) pero el que nos atañe con respecto al Lolita es el ritual.Ritual: Serie de acciones realizadas por su valor simbólico, basadas en una religión, ideología, creencia, tradiciones, etc. Aunque se pueden confundir con una acción cotidiana, son acciones relacionadas a creencias y por lo tanto, acciones especiales, aunque se practiquen a diario. 

Tomando ésta definición de la palabra vemos que el Lolita se compone de rituales que expresan nuestra visión del mundo a través del arte y la estética, sea cual sea el significado que cada una encuentra tras ellos (lucha por el feminismo, por la vuelta de la cultura, etc.) todas los realizamos más o menos a menudo; ésa Lolita que está planeando su coord, escribiendo un tutorial para ayudar a la comunidad, o preparándose para salir de casa: Cada movimiento, cada palabra, cada elección están meditados tomando en consideración los “guiones” o “directrices básicos” del Lolita y el gusto particular de cada una medidos para que encajen en la perfección.

Estado alterado de la conciencia: Ya desde el principio las Lolitas tenemos una visión distorsionada de la realidad pues consideramos como “buenas” o “bellas” cosas que la sociedad en general mira con rechazo, ya sea en oriente o en occidente. Mediante el ritual como ya he dicho es como la Lolita accede a su estado de conciencia propicio para el análisis (aunque sólo sea un análisis de “que bien montado esta ese coord”).

El análisis: Entonces es cuando surgen las cuestiones filosóficas y estéticas primordiales que llevan a lo que es el Lolita y a como ha evolucionado y evolucionará condicionado por las personas que lo integran: ¿Qué significa vestir así? ¿Por qué yo me encuentro bien haciéndolo? Es fundamental en la psiconáutica abrir la mente por completo a éstas conclusiones y adaptarlas a nosotros cuando provienen de fuera y el Lolita es exactamente igual; ya sea en ideología, estética o filosofía, solo podemos sumergirnos realmente en él cuando tomamos los patrones básicos y los ajustamos a nuestro propio modo de pensamiento.

Fin del viaje: Como con casi todo en la vida, la experiencia psiconáutica se considera un viaje, comenzamos desde cero, sorteando obstáculos y cuando llegamos al final es momento de mirar hacia donde estábamos y darnos cuenta de cuánto hemos avanzado. En el Lolita es súper común ver preguntas del tipo cuándo empezaste y cómo; imagino que es una condición implícita en el hecho del paso del tiempo, pero más allá de esto recordad como se dice siempre (o se decía) aquello de “Uno simplemente no deja el Lolita, porque es la exteriorización de los gustos de la persona, así que es muy improbable que esto pase” se asume que el “Viaje del Lolita” te cambia, no eres el mismo antes y después, y precisamente ésta es la gran meta de la psiconáutica.

Influencias psiconáuticas en el Lolita: Habrá muchas otras, pero me quedo con dos principales

  • El romanticismo: Surgido como corriente opuesta al pensamiento analítico del Neoclasicismo, reivindicaba la libertad de acción y la subjetividad; definía a todos esos “locos” que no se sentían parte del mundo en el que vivían sino que buscaban sus propios caminos y la libertad, valorando como auténtico lo extraño, diferente o alejado de la norma (¿Hay algo más identificable con el Lolita?). Mi psiconauta no consumidor preferido de la época es William Blake quien como buen romántico que se preciara tenía un espíritu revolucionario y su ideología expresada de forma recurrente aludía a menudo a los mecanismos de control de los que hacían uso las instituciones (el miedo y el poder) para imponer sus verdades categóricamente.
    (El Cultivador: Pensamiento psicodélico; El consumo decimonónico)
  • Alicia en el País de las Maravillas: Es “el viaje” psiconáutico por excelencia. El cuento, está repleto de alusiones, de esta forma la obra, para muchos, fue una fuente de rebelión argumentada, una puesta en ridículo de una sociedad encorsetada. Cuando Alicia está ya en la casa del Conejo Blanco bebe “por curiosidad” un frasco, haciendo alusión a la capacidad de decisión del ser humano ¿Desde cuándo tenemos que tomar ciertas sustancias/ vestir o pensar de una manera sólo porque nos lo indica otra persona? ¿No puede juzgar cada cual el riesgo y disfrute, obrando en consecuencia?; así mismo, en su diálogo con la Oruga ésta lanza una de las preguntas más importantes de la psiconáutica “¿Crees haber cambiado?”. Igualmente Alicia come la seta buscando el “tamaño perfecto” la “mejor forma de ser” o en el caso aplicado al Lolita el “canon de belleza personal”. Existen innumerables pasajes del cuento que nos recuerdan a la psiconáutica a través de la necesidad de desaprender ciertos comportamientos y formas de actuar socialmente aceptadas, de dar rienda suelta al inconsciente, al instinto, a la creatividad, para así recordar algo más importante, más fundamental que ninguna otra cosa: El único fin que existe tras todo nuestro esfuerzo y trabajo es hallar un poco de felicidad en un mundo errado. (El Cultivador: Pensamiento psicodélico; Alicia en el País de las Maravillas) 

Aires de juventud

-¿Recuerdas, Lolita, cómo era todo al principio?

-Sí, lo recuerdo. Recuerdo que ahorré mucho para comprar mi primer vestido, que mis primeros coords eran muy muy sencillos, recuerdo algunos errores que cometí, pero he mejorado.

-No te he preguntado eso, Lolita. Te pido que recuerdes bien, que rememores a qué olía el aire cuando empezaste a leer sobre ésto, la textura de tu primera prenda, la primera vez que terminaste una prenda hecha por tí misma. Recuerda, Lolita, recuerda; recuerda cómo te sentías cuando todo lo que veías tenía una posibilidad de ser precioso, cuando por muy pobre o inexperta que fueras todo te parecía genial y no había nada que no pudieras conseguir porque todo te parecía fácil. Recuerda cuando hacías coordinates muy sencillos y un poco raros pero que te hacían sentir la más felíz, la más hermosa; recuerda la sensación de llevar algo que no era en absoluto adecuado y aún así te sentías como la mejor lolita del mundo….
¿Lo recuerdas? Bien, pues no lo olvides nunca, nunca, porque por mucho que hayas aprendido, por mucho que hayas mejorado ésa era tu esencia, Lolita, no la olvides nunca; no te dejes llevar por el lujo y la extravagancia, no te dejes llevar por lo “correcto”, “acertado” o “adecuado”; hazlo como tú: Único.
Ahora que sabes todo lo necesario, vuelve al principio.
Como en el mito de la Caverna el que ha conocido el Sol vuelve al mundo de las Sombras, ahora debes volver a explorar.
Como en las teorías de Descartes, ahora que has sido instruida es hora de que olvides todo lo que te enseñaron para encontrar nuevas soluciones tú misma.

Fábula: Las pequeñas Lolitas

Érase una vez una pequeña Lolita. Llevaba poco tiempo en el mundo Lolita, y observaba todo a su alrededor con emoción. el mundo Lolita tenía dos hemisferios: El hemisferio Norte, donde hacía un poco de frío y se hallaba cubierto de bosques misteriosos, catedrales antiguas y algunas otras cosas un tanto oscuras pero irremediablemente bellas. En ése hemisferio sus habitantes solían vestir de colores oscuros, y hacían picnics y fotos cuando se reunían en pequeños palacios un poco tenebrosos.
En el hemisferio sur, por el contrario, hacía un poco más de calor, el Sol brillaba amablemente y un Arcoiris lucía en el cielo. Estaba cubierto de carruseles adorables, de construcciones caprichosas y parques de atracciones, incluso los árboles eran de algodon de azúcar de distintos colores. Allí sus habitantes vestían como el arcoiris, de bellos colores suaves que le recordaban su niñez.

Pero los dos hemisferios no estaban confrontados, sino que dentro del mundo Lolita todas eran compatriotas, no existían los países, y en muchas ocasiones los habitantes de unos y otros lugares viajaban, intercambiando su aspecto según el hemisferio en el que se encontraban. Todos eran ciudadanos del mundo Lolita.

Ésta pequeña viajera que acababa de encontrar el pasadizo a ésta nueva dimensión tenía la suerte de contar con una hermana mayor, que la aconsejaba, no sólo sobre lo que debía comprar, hacerse, ponerse o cómo combinar colores, sino también acerca de todo lo que conllevaba ser un ciudadano de ése mundo, y le decía:
-Pequeña, el Lolita nace desde dentro, debes cultivar la filosofía y la lectura, los buenos modales sin rallar en lo obsesivo o la cursilería. Has de ser una ciudadana equilibrada y culta, y sobre todo abrir los ojos y aprender de todo lo que veas que te parezca adecuado para tu persona.

La pequeña Lolita estaba encantada, apreciaba la luz, el color, pero también el romanticismo de la sombra, pronto se convirtió en una ciudadana ejemplar para sus coetáneas, incluso se atrevió a tomar bajo su tutela a alguna otra pequeña Lolita recién llegada.

Otra pequeña Lolita llegó a través del pasadizo dimensional, pero ella no tuvo tanta suerte. Por desgracia no todos los ciudadanos de ése mundo eran tan ejemplares, y pronto aquellas que debieron ser sus hermanas mayores comenzaron a criticarla en vez de a enseñarle, porque eso no era adecuado para ése mundo, porque tal cosa no tenía calidad, porque debía comprar ésto y aquello.
Ésta pequeña Lolita pronto comenzó a perder la ilusión por el nuevo mundo, y se tuvo que enfrentar a una cruel decisión: Convertirse en aquello que todos querían, sólo para encajar o volver al otro mundo, gris, apagado y sin vida.

Pronto la pequeña Lolita desistió, y volvió por donde había venido, con lágrimas en sus ojos, porque cuando creía haber encontrado el paraíso, había sido cruelmente rechazada y expulsada del mismo.

Moraleja: Las nuevas Lolitas son la sangre del futuro, si no cuidamos de ellas, pronto huirán de nuestro mundo. Hay que guiarlas, con paciencia y tesón, disponiéndo toda la información que podamos para que puedan aprender rápidamente. No hay que descartarlas porque lleven tal o cual cosa, nosotras también fuimos en su día viajeras recién llegadas a éste mundo y tuvimos personas que nos acogieron con los brazos abiertos, convirtámonos hoy en sus anfitrionas, en sus benefactoras, para que el día de mañana ellas puedan hacer lo mismo con otras viajeras. Si les enseñamos la pedantería, el elitismo y la falta de respeto éso es lo que aprenderán, si es que no salen huyendo, claro.

January bundle packs promotion

I’m making a little bit of stock clearance so, all through January and until March I’m making a promotion of jewelry sets, you can take a look below at what you could get

Red Roses Set Including red roses necklace and the pendant earrings that match it for 12E

Butterfly Set Including the butterfly necklace and the headband in emerald shade for 13E

Gothic Alice Set Including a pair of hair ribbons, the crosses earring and the cat ring for 9E

Happy new year!